LUSH DREAM CREAM, mucho más que una hidratante corporal

Soy bastante estricta con mi rutina facial. La realizo mañana y noche sin excepción, aunque vuelva a casa tarde o esté muy cansada.

Otra cosa es la rutina corporal... Me cuesta mucho aplicar cremas en el cuerpo ya que en invierno, por ejemplo, sólo pienso en ponerme el pijama al salir de la ducha y, en verano, no me apetece estar más tiempo del necesario en el baño con los calores que se crean (soy de las que se duchan con agua muy caliente todo el año) y quiero salir rápido a disfrutar del día o la noche.

Poco a poco intento cambiar mis hábitos y puede que pronto os hable de cómo lo estoy haciendo, pero hoy toca hablaros de una crema corporal que es mucho más que eso.

¿Quieres conocer las propiedades y mi experiencia con DREAM CREAM de LUSH?


Se encuentra dentro de la gama de hidratantes para cuerpo y manos de LUSH pero, sin duda, esta crema es un tanto especial ya que tiene propiedades muy beneficiosas para pieles con algún tipo de problemática, ya se trate desde pieles atópicas con eczemas hasta pieles reactivas al sol o que han sufrido quemaduras. Obviamente, sin dejar de lado aquéllas que quieran mantener una piel nutrida y que no sufran de nada de lo anteriormente mencionado.


En cuanto a sus ingredientes, contiene leche de avena como primero ya que tiene una función calmante, suavizante y reparadora de la piel, que además contiene antihistamínicos para refrescar la piel y ayudar a curar los eczemas. Aceites de lavanda y camomila azul, también calmantes además de absoluto de rosa que tiene acción reparadora y equilibrante y aceite de árbol de té antibacteriano y antiséptico. Sin olvidarnos del aceite de oliva virgen extra, la manteca de cacao de comercio justo y la glicerina, para mantener la piel hidratada y protegida.

Además, al tratarse de la versión auto-conservante, contiene una mayor concentración de aceite de oliva virgen extra, manteca de cacao de comercio justo y glicerina, que reducen el porcentaje de agua del producto, no necesitando incluir en la fórmula conservantes extra o sintéticos.

Y por si os lo preguntáis, la versión normal o no auto-conservante incluye methylparaben y propylparaben en su composición como últimos ingredientes. Ya sabéis que os hablé de los parabenos en un post muy detallado hace algunos meses, el cual me me encantaría que leyerais si no lo hicisteis en su momento, para tener más información al respecto y que podáis juzgar vosotros/as mismos/as. De todas formas os adelanto que los parabenos son sintéticos seguros que están regulados por la legislación vigente y que se incluyen en concentraciones mínimas que no superan nunca el 0,4% del total de la fórmula en gran cantidad de productos cosméticos.


El producto viene en un bote negro de polipropileno 100% reciclado y contiene 240g de crema. Por cierto, os recuerdo que si lleváis cinco botes vacíos a cualquier tienda LUSH para reciclarlos, os regalan una mascarilla fresca!


En cuanto a su textura, pues de crema densa pero no mantecosa aunque algo más rica que la versión no auto-conservante.

Con poca cantidad es suficiente para abarcar una gran área de nuestro cuerpo, por lo que cunde muchísimo además de tener un aroma a lavanda maravilloso. Hay que aprovechar también la aromaterapia en este tipo de productos y disfrutar de la sensación relajante que nos aporta.



En cuanto a mi experiencia con ella, os confesaré que me la compré principalmente por sus propiedades calmantes. Os comenté hace unas semanas que he desarrollado cierta fotosensibilidad que hace que la piel se me enrojezca y me pique si me da el sol y, aunque utilizo protector solar SPF50+ a diario, a veces se me enrojece la zona del cuello o el escote. No os preocupéis porque creo que poco a poco va yendo a menos, pero aun así hemos de protegernos del sol sin excepción.

Esta crema me calma mucho la piel y, de hecho, siempre llevo un envase pequeño con ella en el bolso por si acaso, además de utilizarla como crema corporal al salir de la ducha. Me deja la piel super suave e hidratada y nada pegajosa ya que se absorbe muy rápido.

El precio de la versión auto-conservante es de 19,95€ y el de la versión normal de 18,95€. Considero que no es low cost, pero que no se trata tampoco de un precio descabellado, sobre todo por lo que cunde y por lo bien que funciona para mi piel. Desde luego creo que es una firma candidata a ser repuesta cuando la termine.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya gustado la resta de este producto de LUSH. Me encantará leer vuestros comentarios y que compartáis este post con quien queráis. 

¿Me recomendáis cremas corporales maravillosas?
¿Cuál es vuestro producto favorito de LUSH?

   
   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. ¡Hola mi chica lush! jiji
    Yo soy muy perezosa para tener rutina corporal, lo intento pero es un fail siempre en toda regla. Help me! Tiene muy buena pinta esta cremita y se ve como dices, poco "mantecosa". No he probado muchas cosas de lush, pero lo poco que he tenido siempre me ha gustado, así que no me extraña que funcione tan bien esta cremita. Tomo nota, si algún dia consigo mantener una rutina y usar todos los productos corporales que tengo jaja
    un besito!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!
Los comentarios que contengan enlaces a vuestras webs/blogs podrán ser borrados. Si me interesa, me pasaré por ellos sin ninguna duda. Mantengamos el blog libre de spam. Gracias!

 

Copyright © 2009 Marleah Make Up All rights reserved.