¡¡Vacaciones!! 5 días en Londres

Por fin ha llegado el día en el que os hable de los días de vacaciones que disfruté a mediados de noviembre. Llevaba tiempo dándole vueltas a volver a Londres y, hablando con mi amigo Luis, todo empezó a tomar forma.

Tras varios mensajes y sesiones de Skype decidimos que sí, que nos iríamos del 12 al 16 de noviembre a Londres a descubrir de nuevo la ciudad, a visitar los lugares más emblemáticos y a disfrutar de unos días juntos ya que, como muchas personas, actualmente está trabajando fuera de España y hacía varios meses que no nos veíamos.

Como sabéis, grabé vlog, el cual me ha llevado algún que otro quebradero de cabeza, aunque finalmente todo se solucionó y lo tenéis disponible en mi canal. Pero como hice en  la luna de miel en New York, quería dejar también una entrada lo más detallada posible en el blog, ya que creo que puede serviros si pensáis visitar esta ciudad próximamente.

¿Queréis saber qué hacer 5 días en Londres?

DÍA 1: LLEGADA A LONDRES, DRAMA, CENA CON AMIGOS
El viaje comenzó la mañana del sábado 12 de noviembre, en la cual mi chico me llevó al aeropuerto de Manises (Valencia) bien prontito, ya que mi vuelo salía a las 11h. Antes de pasar el control y como es costumbre siempre que viajo, pasé por la papelería/kiosko para comprarme la revista Cuore, fiel compañera siempre que voy en tren o en avión.


Una vez llegué al aeropuerto de Gatwick a las 12:30h, compré el billete de autobús National Express que me llevaría a la Victoria Coach Station. Me costó y tardaba  en llegar 1:50h, por lo que sobre las 15h en teoría era la idea de llegar a la estación. Cuando estuvimos Luis y yo hablando del viaje, calculamos mal y pensábamos que yo llegaría mucho más pronto, sumándole a eso que el autobús se retrasó.
Cual fue mi sorpresa cuando al llegar a la estación de autobuses me dispuse a llamar por teléfono a Luis y en mi móvil aparecía el mensaje "No registrado en la red". ¿No registrado en la red? ATAQUITO. Intenté llamar a diferentes números y nada y hasta lo intenté a través de una cabina, pero sin ningún éxito. Yo pensaba que Luis llegaba en tren, así que me tranquilicé un poco y fui a Victoria Station, que estaba a un par de calles de allí. Una vez dentro, empecé a mirar a todas partes y pensé incluso en que lo llamaran por megafonía, hasta que finalmente lo vi a lo lejos y me derrumbé. ¡¡No lo he pasado peor en mi vida!! Y él también lo pasó mal, porque llegó antes de lo previsto y estuvo casi una hora buscándome. Aventuras de la vida...
Dramas aparte, comimos bastante tarde en una hamburguesería llamada Wetherspoon que hay en la propia estación, donde llenamos el buche y entablamos conversación con un señor inglés muy majo que había estudiado español en Sevilla.
Después fuimos a la taquilla y compramos las tarjetas Oyster, que son válidas para el metro y el autobús. Su precio es de 5£ reembolsable en el momento en el que la devuelves y las cargamos con 20£ para ir tirando.
Nuestro apartamento estaba en la zona de West Kensington, un Airbnb que nos salió bastante bien de precio para lo que es Londres. Además, muy bien comunicado en metro. Otra odisea fue poder entrar ya que el momento de conseguir la llave se parecía mucho a alguna prueba propia de El Grand Prix. Una vez dentro, era igual al de la foto. Muy pequeñito, pero con todo lo necesario para vivir y sobrevivir los cinco días.

Foto extraída de www.airbnb.es
Foto extraída de www.airbnb.es
Como estáis viendo, el primer día fue intenso y algo accidentado, pero terminó de la mejor forma, ya que fuimos a cenar a casa de una amiga de Luis comida india de la de verdad. La comida estaba deliciosa aunque demasiado picante para mí. Y eso que comentaron que habían echado poquito. Lo pasamos genial, todos fueron muy amables y agradables, aunque al final de la noche ya pesaba tanto el cansancio físico como el mental.


Alargamos la velada lo máximo posible hasta coger el último tren, que nos llevó de vuelta a King's Kross Station, famosa por la plataforma 9 y 3/4 de Harry Potter. He de admitiros que no soy nada fan de la saga, pero nos hicimos la foto de rigor.
Y ya de vuelta a casa a descansar, que ya veréis todo lo que nos esperaba los siguientes días.



DÍA 2: CANDEM TOWN, CHINA TOWN, LEICESTER SQUARE, COVENT GARDEN
Al día siguiente, amanecimos no demasiado pronto y estuvimos organizando qué hacer cada día. Puede pareceros extraño, pero no nos dio tiempo a concretarlo del todo, así que lo hicimos sobre la marcha. Aprovechamos también para ir a un TESCO cercano a comprar lo necesario para los desayunos y desayunamos en "modo picnic" tranquilamente (no había mesa ni sillas en el apartamento, pero sí alfombra). He de deciros que ningún día salimos antes de las 10h, pero estábamos de vacaciones, ¿no?
Nuestra primera parada un domingo no podía ser otra que Candem Town, lleno de tiendas pintorescas, muchos puestecitos tanto de ropa como de comida y bebida, donde realizamos algunas compras. Había un puesto de donuts y cronuts que uff!! Así que se vinieron algunos con nosotros.



Una tienda que teníamos claro que queríamos visitar era CYBERDOG, la cual es un tanto especial. Ropa futurista y muy atrevida, al igual que el estilismo de los dependientes, gogós,... No tiene desperdicio. En el vlog podéis ver un poquito de su interior.


Una de las zonas de Candem Town está repleta de puestos de comida, así que nos recorrimos todos hasta que por fin nos decidimos por uno de cocina taiwanesa y nos pedimos unos noodles con pollo. La verdad es que estaban bastante buenos, y poder disfrutar de estas vistas no tiene precio.


El plan de la tarde era ir a la zona de China Town, Soho y Covent Garden pero como era pronto, decidimos ir paseando la mayoría del trayecto. De este modo, pudimos disfrutar del maravilloso The Regent's Park, el cual nos recorrimos de punta a punta, hasta que acabamos en el 221B de Baker Street, famosa por ser la ficticia dirección de Sherlock Holmes. Allí, entramos en la tienda dedicada al famoso detective y me hice la correspondiente foto.



Después cogimos el metro y fuimos a Piccadilly Circus, a la mítica plaza con la fuente y la fachada de pantallas luminosas. Había mucho ambiente por la zona. Nos encontramos por casualidad con la tienda de M&M's, la cual me recordó a mi viaje a New York, y aprovechamos para tomar un tentempié.
También paseamos por China Town, entramos y compramos en un supermercado chino y nos quedamos un momento escuchando cantar a un chico que lo hacía fenomenal.



Otra de las paradas obligadas fue el mercadillo navideño de Leicester Square, que habían inaugurado el viernes anterior. Lleno de puestos de adornos y de lugares donde comer o beber algo, además de una especie de cabaret/espectáculo. Había de todo! Aunque pensaba que era más grande, pero estuvo bien dar una vuelta y empezar a sentir el espíritu de la Navidad.


El día terminó con Covent Garden, el cual estaba ya bastante vacío porque pasamos por allí algo tarde, pero me sirvió para recordar mi anterior viaje a Londres, donde uno de los días comimos allí. Justo antes de llegar, empezamos a oír una música y finalmente tuvimos que pararnos a escucharla. La chica que cantaba se llama Sammie Jay y de verdad que se me pusieron los pelos de punta al escuchar su versión de Hallelujah.
Y como buena amante del maquillaje, busqué la NARS Boutique, que está situada al ladito, aunque ya estaba cerrada cuando llegamos.
Para cenar, optamos por comprar comida para llevar de una cadena japonesa llamada Wasabi, así que lo tomamos todo tranquilamente en el apartamento.


DÍA 3: NATURAL HISTORY MUSEUM, SCIENCE MUSEUM, NOTTHING HILL, HARRODS Y OXFORD STREET
El tercer día lo dedicamos por la mañana a visitar museos y el Natural History Museum  y el Science Museum fueron los escogidos. Nos quedaron cosas por ver, obviamente, pero nos hicimos una idea de como eran. Sobre todo, estuvimos en el de ciencias y es que ambos somos de esa rama, así que nos lo pateamos de arriba a abajo. Por cierto, os tengo que destacar que todos los museos son de entrada gratuita.



Ya estábamos tardando en subirnos a un autobús de dos plantas y nos dirigimos a la zona de Notting HillPortobello Road. Se nos hizo algo tarde, así que nuestra principal misión era encontrar un sitio donde comer. Tras investigar varios, acabamos en Kitchen&Pantry, en el 14 de Elgin Crescent, donde puedes comer o disfrutar de un café mientras trabajar en el ordenador, lees o disfrutas del momento. Me gustó el lugar y tomamos una crema de verduras y yo una Jacket Potato con pollo y champiñones, que estaba muy rica.
Continuamos paseando por sus calles llenas de casitas de colores en las cuales estaban grabando una película. Habrá que averiguar cuál. Y entramos en un supermercado español en el que todo era bastante caro, la verdad.


Otro de los lugares emblemáticos de Londres es Harrods, esos grandes almacenes llenos de glamour y que hay que ir a ver simplemente por admirar su interior y no sólo los productos que allí se venden. Nos centramos en la planta de decoración de Navidad y regalos, ya que una amiga me había encargado una cosa y aproveche y me traje como recuerdo práctico una agenda, que os enseñé en el Haul de Londres. Estoy deseando estrenarla. Es preciosa!


Y la visita estrella del viaje. ¿Os imagináis dónde? Exacto, el LUSH de Oxford Street!! LUSH siempre me ha gustado, pero desde que trabajo allí la verdad es que la tienda de Londres me llamaba mucho la atención. Con tres pisos, tantos productos,... Fue como ir a un parque de atracciones y estuvimos allí casi dos horas. Me traje unos poquitos productos de maquillaje exclusivos de esa tienda, algunos de ellos para sortear (tenéis sorteo en mi IG hasta el 12 de diciembre).


Después estuvimos paseando por dicha calle, que es larguísima y terminamos la velada pasando por un Tesco bastante grande que había a pocos minutos de nuestro apartamento y cenando en casa pizza.


DÍA 4: BUCKINGHAM PALACE, ZONA WESTMISNTER, TOWER BRIDGE, PREMIER ANIMALES FANTÁSTICOS 
Normalmente, el Changing Guard o Cambio de Guardia se realiza todos los días en verano pero, cuando llega el frío, se suele hacer cada dos días, así que pensamos que el martes por la mañana era un buen momento para ver ese famosísimo acto. Nos dirigimos a Buckingham Palace y, aunque llegamos con tiempo, estaba bastante lleno de gente. Empezó a las 11:30h y duró como unos 45 minutos. He de decir que tiene más fama de la merecida porque salvo el final en el que tocaron bandas sonoras y alguna canción que logramos adivinar, el resto del acto es un poco aburrido.



Aprovechamos que Green Park estaba al lado y que era un parque precioso, con las hojas secas del otoño, perfecto para hacerme unas fotos para enviárselas a Mariko para su sección de Domingos de Street Style.

Después, dimos un paseo por The Mall, atravesando St James Park, hasta que llegamos a la zona más emblemática de Londres: el Big Ben, la abadía de Westminster, el río Támesis y el London Eye. En mi anterior viaje subí a esta famosísima noria, pero esta vez nos quedamos en tierra. Además, no podía faltar la típica foto en una de las cabinas rojas de teléfonos, ¿verdad?




Comimos en un Prêt a Manger, una cadena de comida orgánica y natural en la que solíamos desayunar cuando fuimos a New York y, de postre, un gofre!! Y lo del gofre tiene su historia porque cuando fui a Londres la anterior vez, hace como unos ocho años, recordaba que al lado del Big Ben y del río había un puesto de crepes y gofres. Pues bien, seguía estando en el mismo lugar y tuvimos que rendirle un homenaje.



La tarde continuó con paseos por la orilla del río disfrutando de esas maravillosas vistas y viendo edificios inmensos que se iban iluminando conforme la noche caía. Y llegamos a The Tower Bridge, iluminado también y precioso, el cual atravesamos para coger el metro e ir a nuestro próximo destino: de nuevo a Leicester Square.


Quizás os preguntéis por qué volvimos a esta plaza. Y es que antes de ir a Londres nos enteramos de que ese día hacían la Premier de la película Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, así que decidimos acercarnos a cotillear. Ya os he comentado que no soy fan de la saga, pero nos pareció curioso ver una Premier en Londres. Estaba todo vallado y no pudimos ver mucho. Tan sólo desde las pantallas que habían instalado.


Mientras estábamos allí, recibimos un mensaje de Marina, del blog Pink Fluid, que podía quedar un ratito. No sabéis la ilusión que me hizo poder desvirtualizarla. Es una chica estupenda, super dulce, la cual sacó unos instantes para vernos en el día de su cumpleaños. Os recomiendo que la sigáis, ya que su blog tiene contenido muy interesante. Además, nos descubrió los almacenes Liberty London, de una estética muy especial tanto por dentro como por fuera y nos llevó a Carnaby Street, calle que ya visité en mi anterior viaje, pero que no tuvimos en cuenta en éste.


Fuimos también a Trafalgar Square, la cual no pudimos ver en todo su esplendor, por la lluvia y porque ya era de noche. Pero mirad lo bonita que estaba la National Gallery, toda iluminada.


Y ya de vuelta a casa, para o faltar a la costumbre, compramos comida del tailandés Eat-Aros Cafe Thai Street Food que teníamos cerca de casa y disfrutamos de esa última cena, bastante picante, en el apartamento.


DÍA 5: BRITISH MUSEUM, VUELTA A CASA
Tocaba regresar a casa, pero aprovechando el día hasta el último minuto, así que recogimos el apartamento, dejándolo antes de las 11h y decidimos ir a visitar The British Museum maletas en mano.Nos encantó. La verdad es que es enorme e impresionante. Sobre todo, nos centramos en la zona de Egipto y es que hay que ver cuantas momias y sarcófagos había.


A las 13h, más o menos, nos dirigimos hacia Victoria Station, donde devolvimos la tarjeta Oyster, por lo que nos devolvieron, en nuestra cuenta bancaria, las 5£ más lo que nos había sobrado. Comentaros que recargamos unas dos veces la tarjeta, por lo que creo que nos gastamos unas 30-35£ en transporte, para que os hagáis una idea.
Rápidamente, compramos los billetes de tren para ir al aeropuerto de Gatwick. En esta ocasión, cogimos un Southern, cuyo precio fue de unas 15,50£ y tardaba en llegar unos 35 minutos (frente a las 19,90£ del Gatwick Express, que tarda sólo 5 minutos menos). Compramos un bocadillo en una tienda de la propia estación y corrimos para no perder el tren.
Una vez en Gatwick, Luis y yo estuvimos un rato juntos, pero nos tuvimos que separar ya que yo salía de la South Terminal y él de la North Terminal. Lo que siguió os lo podéis imaginar: el control del aeropuerto, el vuelo y la vuelta a casa.


A continuación, os dejo el vlog que he subido al canal, donde podréis ver en movimiento lo bien que lo pasamos:



Y hasta aquí la entrada + vídeo de hoy. Espero que os haya gustado la crónica de nuestros cinco días en Londres y, sobre todo, que os resulte útil. Me encantará leer vuestros comentarios y que compartáis este post con quien queráis. 

¿Qué os ha parecido nuestro viaje a Londres?
¿Vais a ir próximamente?

   
   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 comentarios:

  1. ¡Ole, ole y ole! Marleah viajera ;)

    Me alegra que disfrutaras del viaje, de la compañía de Luis y de las múltiples y divertidas aventuras que viviste.

    ¡Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado la crónica. Lo pasamos fenomenal y vimos mil cosas. Me encantó organizarlo e ir viendo qué hacer cada día. Tengo buena maestra, eh? A ver cuando quedamos y te doy tu encargo.
      Besos!

      Eliminar
  2. Fui hace tres años y me ha encantado revivirlo con tus fotos, desprendes alegría en ellas, qué viaje tan lindo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Lo pasamos fenomenal y fue una experiencia inolvidable.
      Besos!!

      Eliminar
  3. ¡me encanta! justo estuvimos nosotros hace unos días y también he subido un vídeo, Londres en la época prenavideña es precioso.

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba todo muy bonito. La anterior vez fui en septiembre y se nota el cambio. Aprovechamos cada minuto y lo pasamos genial.
      Besos!

      Eliminar
  4. Buenos días, bonita!!! Aquí estoy leyéndote a las 7 de la mañana!! Esto es ser fan total y lo demás cuento!!Me ha encantado leer el post, que junto con el vídeo están genial para cuando decidamos ir a Londres. Yo fuí hace unos 10 años en verano, y tengo ganas de volver en invierno y verlo decorado de Navidad y demás. Así que para la próxima visita me apunto la visita a Harrods que no nos dejaron entrar por ir con deportivas... King's Kross Station y Lush de Oxford Street!!! Gracias por llevarnos a Londres aunque sea viéndolo desde casa!! Por tus vídeos en Youtube, y sobre todo por compartir tu vida por Snapchat lo que hace que la nuestra (al menos la mía) sea más llevadera, y los ratos de ocio más entretenidos. Un besazo enorme!!! ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias siempre por tu apoyo!! Me alegra que te hayan gustado tanto el vlog como la entrada en el vlog. Lo quise hacer para vosotras y también como recuerdo y así poder consultarlo siempre.
      Besos!

      Eliminar

Gracias por comentar!
Los comentarios que contengan enlaces a vuestras webs/blogs podrán ser borrados. Si me interesa, me pasaré por ellos sin ninguna duda. Mantengamos el blog libre de spam. Gracias!

 

Copyright © 2009 Marleah Make Up All rights reserved.