Parabenos: ¿Tan malos como se cree o estrategia de marketing?

Llevo tiempo queriendo hablaros en el blog de temas relacionados con la cosmética, pero no los habituales relativos a looks o reseñas de productos, sino más bien de ingredientes que se incluyen en muchos de los productos cosméticos pero, que de un tiempo a esta parte, están siendo bastante demonizados. Entre otras cosas.

Creo que podríamos hacer una nueva sección dentro del blog. Una en la que hablaros de este tipo de ingredientes que la gente teme o evita en los cosméticos últimamente porque "supuestamente" son malos, o han oído que lo son. Pero no sólo de ellos, sino de otros que aparecen en las formulaciones cosméticas, cuál es su función en las mismas, etc. ¿Os apetece?

Vamos a empezar con los tan cuestionados parabenos. Como muchas de vosotras sabéis, soy química y precisamente realicé el trabajo fin de máster sobre el análisis de los conservantes en los productos cosméticos centrándome, precisamente, en ellos. No voy a ponerme muy técnica porque entiendo que no todo el mundo conoce las terminologías o nombres científicos, pero intentaré transmitiros todo de una forma clara. Así que vamos allá.



Los microorganismos pueden utilizar ingredientes de los productos para obtener energía y crecer, deteriorando el cosmético ya sea por cambio en su color, olor o textura, separación de fases,... Además de estos problemas, los microorganismos pueden producir compuestos sensibilizantes, irritantes, ser inductores de alergias,... En definitiva, pueden poner en riesgo nuestra saludSobre todo, los productos que contienen como ingrediente agua son más susceptibles de la contaminación microbiana y deben conservarse debidamente.

Por este motivo, es habitual la inclusión de ingredientes que se utilizan en la fórmula como conservantes de la misma, con el fin de alargar su vida útil y evitar que los microorganismos puedan crecer y el producto pueda contaminarse.

Estos ingredientes han de cumplir una serie de requisitos básicos para poder utilizarse como conservantes dentro de las fórmulas pero, básicamente, deben ser efectivos en un amplio rango (actuar frente a una gran cantidad de microorganismos), ser compatibles con el resto de ingredientes y no alterar la fórmula, no debe producir efectos adversos,...

Hay gran diversidad de ingredientes empleados para conservar las formulaciones cosméticas: ácidos, alcoholes, fenoxietanol,... y, por supuesto, los parabenos. Los podréis encontrar en la lista de ingredientes de cada producto (INCI), por el final de la misma.

Además, la legislación regula de forma estricta este tema, primero en la Directiva Cosmética Europea 79/768 y actualmente, desde 2013, en el Reglamento (CE) Nº 1223/2009, donde se incluyen listados con los conservantes permitidos, los prohibidos y los permitidos a unas concentraciones máximas establecidas.

Pero, ¿qué son los parabenos?

Los parabenos son ésteres del ácido p - hidroxibenzoico y normalmente los encontraréis como methylparaben, etylparaben, propylparaben y butylparaben (y hasta aquí los nombres técnicos). Son conservantes efectivos frente a un amplio espectro de microorganismos como bacterias y hongos y de baja toxicidad.

Son utilizados desde hace muchos años. En 1984, la Cosmetic Ingrediente Review evaluó la seguridad de su uso y afirmó que eran aptos para incluirlos como ingredientes en los productos cosméticos en una concentración que no supere el 0,4%.

Entonces, ¿son peligrosos?

La alarma saltó en 2004, cuando en un estudio publicado en la Journal of Applied Toxicology por Dr. Philippa Darbre se cuestionó la seguridad del uso de los parabenos en productos cosméticos, ya que se exponía que su uso prolongado podría ser bioacumulativo y estar relacionado con el cáncer de mama. Se expuso que la actividad estrogénica del cuerpo humano podía asociarse con esta enfermedad y, según parecía, los parabenos pueden actuar de forma similar al estrógeno (aunque en menor medida que el natural del cuerpo). Pero no se encontraron pruebas concluyentes. Se continuó investigando y en 2007 la FDA aseguró que no hay razón para que exista una preocupación al respecto por parte de los consumidores.

Los parabenos empleados en formulaciones cosméticas suelen ser sintéticos, pero se encuentran de forma natural en algunos alimentos, por ejemplo, en los arándanos. Por lo que, de este modo, ¿también deberíamos dejar de incluirlos en nuestra dieta a pesar de ser alimentos con un alto poder antioxidante muy beneficioso para la salud?

Os recuerdo que los parabenos se encuentran en la fórmula a una concentración máxima establecida por ley y que esto es algo que se controla mucho. Es decir, si encontráis un producto a la venta en un stand de un supermercado/perfumería es porque ha superado todos los controles de calidad entre los cuáles se encuentra el porcentaje de parabenos.

Aquí es donde entran las diferentes marcas que, aprovechando este tema, empezaron a lanzar productos cosméticos ¡¡SIN PARABENOS!! o ¡¡LIBRES DE PARABENOS!! porque se supone que son perjudiciales, siendo que durante muchos años habían sido incluidos en los cosméticos sin resultados desfavorables para la salud humana. 

Pero centrémonos en las nuevas alternativas de productos sin ellos. Si no contienen parabenos, en su formulación incluirán otros ingredientes que actúen como conservantes para la fórmula, que también deben estar permitidos por ley ya sea totalmente o en concentraciones máximas establecidas.

¿Son totalmente seguras las nuevas alternativas?

Cierto es que, al ser alternativas introducidas desde hace pocos años en los cosméticos, no se han estudiado tan profundamente como los parabenos, aunque esto no quiere decir que vayan a ser perjudiciales.

En mi opinión, creo que los parabenos no son tan malos como se les ha hecho parecer y, personalmente, no tengo muy en cuenta a la hora de comprar si los contienen o no, ya que sé que si se encuentran en la fórmula, es a las concentraciones permitidas.


Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya resultado interesante el tema y me encantará saber vuestra opinión al respecto. Me ayudaría mucho que lo compartáis en vuestras redes sociales y ya sabéis que podéis comentarme aquí debajo qué os parece. 

¿Evitáis el uso de parabenos?
¿Qué os ha parecido esta nueva sección del blog?

   
   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

16 comentarios:

  1. Ya se un pñoquito más y me puedo hacerme una idea.
    Gracias y Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Me alegro que te haya sido útil el post.
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola preciosa mía! Estoy súper de acuerdo contigo ósea q me ha encantado tu post e incluso me has dejado claro la cuestión de usar o no parabenos. Y no sabia que eras química 😘❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! He estudiado muchas cosas, jeje. Me alegra haberte aportado información al respecto.
      Besos!

      Eliminar
  3. Hola guapa!! Me ha encantado la entrada!! La verdad que ma gente esta preocupada por los parabenos cuando luego se inflan de siliconas la cara tapando los poros... Una gran ironia!
    Me ha encantado y un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. De las siliconas hablaré más adelante. Me alegra mucho que te haya gustado el post.
      Besos!

      Eliminar
  4. yo también soy química y creo ferviertemente que si algo sale al mercado es porque ha superado todos los controles de calidad, con lo cual no suelo fijarme mucho si tiene o no parabenos un producto en su composición, lo miro sólo por deformacion profesional

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. He trabajado varios años en calidad y lo que comentamos. Si está en el mercado, es que ha pasado todos los controles.
      Un beso!

      Eliminar
  5. Muy buena entrada.
    Normalmente es un componente al que no suelo tener mucho respeto, más respeto me dieron en su día las siliconas y después de un tiempo he firmado la paz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Qué alegría saber que te ha gustado el post. De las siliconas hablaremos más adelante en otro artículo.
      Besos!

      Eliminar
  6. No sabía que eras química, que interesante profesión :D... Y la info que compartes igual. Ya conocía de esto, pero es refrescante ver una entrada dedicada a ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. A partir de septiembre seguirá esta sección sobre ingredientes. Espero que os guste!
      Besos!

      Eliminar
  7. Pues en mi parra, ¡no sabía que eras química!
    Me ha chocado mucho el tema de los arándanos, no sabía. Creo que lo tengo cada vez más claro, con las modas las marcas aprovechan el tirón para colgar letreritos y vender, en realidad lo que hay que saber es si ese ingrediente en si nos perjudica o si no notamos efecto alguno (el ejemplo más claro que se me ocurre es el tema de los sulfatos en los champús, hay personas a las que les revoluciona el cuero cabelludo y otras que no). Y si, cuando nos quitan algo al final nos terminan metiendo otro algo que igual es peor.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Los sulfatos los trataré más adelante. Tenía muchas ganas de empezar esta sección.
      Besos!

      Eliminar
  8. Hola guapa! He llegado de nuevas a tu blog y me quedo por aquí. Qué entrada tan interesante, y más si eres química de formación y por lo tanto hablas sabiendo del tema en profundidad. No me daban miedo los parabenos pero me dejas mucho más tranquila. Hace un tiempo también salió el rumor de que el phenoxietanol era peligroso para los bebés, etc, creo que en la era de Internet es fácil hacer correr los bulos. Esperando esa entrada sobre otros ingredientes, gracias!! Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por aquí. A partir de septiembre quiero hacer más entradas de este tipo, que creo que pueden resultaros interesantes.
      Bienvenida!

      Eliminar

Gracias por comentar!
Los comentarios que contengan enlaces a vuestras webs/blogs podrán ser borrados. Si me interesa, me pasaré por ellos sin ninguna duda. Mantengamos el blog libre de spam. Gracias!

 

Copyright © 2009 Marleah Make Up All rights reserved.