De gafas a lentillas: Mi experiencia

En la entrada de hoy no os voy a hacer la reseña de ningún producto, ni a mostraros un haul, un lookbook o a lo que os tengo acostumbradas. En este caso, voy a hablaros de una experiencia personal.

En los vídeos o en las fotos me veis siempre sin gafas, pero os aseguro que mi vista no es perfecta ni mucho menos. Tengo miopía desde los 7 años, bastante además, pero hoy quiero que conozcáis un poco más esa parte de mí.

¿Queréis saber cómo ha sido mi paso de gafas a lentes de contacto?



Aquí os dejo el vídeo que he subido al canal:



En el vídeo tenéis toda la historia con todo lujo de detalles, así que os animo a que lo veáis.

Aun así, voy a haceros un resumen de mi experiencia, algo traumática, todo hay que decirlo:
De pequeña, como os he comentado al comienzo del post, me pusieron gafas (a los 7 años), ya que empecé a confundir los 1 y los 7 en la pizarra del cole. Y las llevé hasta ahora. Toda una vida, ¿verdad?

A los 13 - 14 años me apunté a una falla aquí en Valencia y pensé en pasar a las lentillas, para ir sin las gafas cuando fuera vestida de traje regional. Lo intenté en la óptica de toda la vida de mi barrio, pero aunque en un primero momento parecía que todo iba bien, casi me caigo redonda al suelo.

Desistí y seguí con mis gafas hasta que hace unos 3 - 4 años estaba convencida a conseguirlo. Volví a la óptica de siempre y logré ponérmelas. Pero fue en el momento en el que me disponía a ar una vuelta para ver cómo las toleraba cuando empecé a sentirme mal, mareada y con una sensación horrible. La escena acabó con la mujer quitándome las lentillas y creo que vetándome la entrada para siempre. Jajaja. Eso es broma, pero podéis imaginaros el cuadro. Tanto, que salí de allí con unas gafas nuevas.

Lo dejé estar de nuevo hasta que vi que se acercaba mi boda. No quería ser una novia con gafas, e incluso busqué fotos en Google. Hoy en día, los fotógrafos hacen fotos más espontáneas y no tan posadas (como podéis ver en la sección Wedding Series), con lo que la opción de quitármelas en el "momento foto" estaba descartada.

Y llegó el pensamiento de la operación láser. Fui a la Clínica Baviera y me hice las pruebas, aunque me comentaron que en mi caso no era posible ya que tenían que raspar bastante (soy miope miope) y el grosor de mi córnea no era el suficiente. Otra vez en el punto de partida! Finalmente, ahí mismo hay una especialista de lentillas y tras otra bajada de tensión y esta vez sí, con desmayo incluido. Pero lo conseguí!!

Deciros que, aunque parezca una tontería, el hecho de llevar lentillas me ha cambiado la vida de una forma muy grande. O así lo siento yo.

Fue una lástima que no pudiera operarme, pero me alegro mucho de haber dado el paso por fin a las lentillas. Eso sí, en casa llevo las gafas, además de los días en los que no me apetece salir con ellas.

Y hasta aquí el post + vídeo de hoy. Espero que os haya servido mi experiencia. Me parece interesante contárosla por si hay alguien dudando en pasar a lentillas u operarse.
Me encantará leer vuestros comentarios y que compartáis este post con quien queráis!!

¿Cuál es vuestro caso?
¿Os fue fácil pasar a las lentes de contacto?


    
   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. caray que fuerte nunca oyera eso de desmayarse, yo traje años gafas, años lentillas desechables diarias, y al final me operé y muy bien,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Algo raro, pero no podía evitarlo. Cuando conseguí ponérmelas, fui muy feliz.
      Besos!

      Eliminar

Gracias por comentar!
Los comentarios que contengan enlaces a vuestras webs/blogs podrán ser borrados. Si me interesa, me pasaré por ellos sin ninguna duda. Mantengamos el blog libre de spam. Gracias!

 

Copyright © 2009 Marleah Make Up All rights reserved.